ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
NOTICIA
Compartir en facebook

Para las niñas el mayor peligro suele estar en el hogar

Según Ministerio Público cerca de 130 menores de seis años fueron asesinados entre 2009 y 2011

La violencia contra la infancia tiene consecuencias físicas y psicológicas que afectan a los niños que la sufren, y en los casos más graves puede terminar con la muerte del niño. Según el Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público, son 128 los niños y niñas (69 niños y 59 niñas) menores de seis años que han sido asesinados entre 2009 y 2011. En el caso de las niñas, la mayoría fueron asesinadas por un miembro de su entorno familiar.

De acuerdo a cifras dadas al Blog de Noticias de Inversión en la Infancia por Juan Huambachano, gerente del Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público, el año pasado se contabilizaron 42 homicidios de menores de seis años, 22 niños y 20 niñas, lo que significa un incremento respecto al año 2010, en el que 33 menores de seis años (22 niños y 11 niñas) fueron asesinados. En el año 2009 los menores de seis años asesinados fueron 53 (28 niñas y 25 niños).  

¿Quién es el agresor y dónde está?
Los motivos de la agresión a los niños y niñas y el entorno en la que ésta ocurre suelen ser recurrentes. Al revisar las cifras de estos últimos tres años, se observa una tendencia de que en el caso de las niñas y adolescentes mujeres el asesino suele ser algún miembro de su entorno o un conocido cercano a la familia. En no pocas ocasiones el asesinato es precedido de una violación sexual. Por su parte, los niños y adolescentes hombres son víctimas, en la mayoría de los casos, de homicidio a manos de un desconocido y fuera del hogar. Las causas, generalmente, son por robo o venganza entre pandillas.

En el año 2010, más del 50 por ciento del total de niñas y adolescentes mujeres menores de 17 años asesinadas (37) fue victimada en el entorno de su hogar (20), y  más de un 30 por ciento de ellas murieron a manos de un familiar hombre (7). De todos los asesinatos a mujeres en el año 2010, 11 se dieron luego de una violación sexual.

El porcentaje de muertes de niñas y adolescentes mujeres en el ámbito familiar durante el 2010 es similar al del año 2009, en el que el 58,9 por ciento de las 56 niñas y adolescentes mujeres asesinadas ese año lo fueron dentro de su casa (33), de ellas 6 habían sido violadas previamente a su asesinato.  

El año pasado se incrementaron las muertes de niñas y adolescentes asesinadas por algún miembro de su entorno cercano: alrededor de un 80 por ciento de las 38 que fueron asesinadas en 2011 fueron víctimas de un conocido (30). Estos datos concuerdan con el estudio realizado por GRADE (Grupo de Análisis para el Desarrollo) en Lima, en el que se señala que la mayor violencia contra la infancia se da dentro del hogar o en un entorno cercano.

Trabajo de prevención
Mayda Ramos, defensora adjunta para la niñez y adolescencia de la Defensoría del Pueblo, explica que la violencia en el hogar se da principalmente porque “hay un concepto de poder mal utilizado que explica que estos abusos ocurran dentro del hogar o en espacios que supuestamente deberían ser más seguros para los niños”. “Los padres –explica Ramos- sienten que los niños son objeto de su propiedad y hacen un mal ejercicio de poder en perjuicio de los niños”.

En ese mismo sentido, Karina Padilla, abogada del Programa Nacional contra la Violencia Sexual y Familiar, asegura que “muchos padres tienen interiorizado el concepto erróneo de que los hijos son su propiedad y que nadie puede intervenir frente a una situación de maltrato”.

Para evitar estos casos de violencia contra la infancia, que incluso pueden terminar en homicidio, Mayda Ramos considera que es importante cambiar la percepción que tiene mucha gente respecto a que los niños son objetos o son propiedad de sus padres. “Hay que hacer un trabajo preventivo en este sentido para que se entienda que los niños merecen todo el respeto, igual que una persona adulta. Hay que trabajar con las familias y con los niños, ya que ellos también deben ser conscientes de sus derechos”

“Es necesario difundir las responsabilidades, los deberes y los derechos que tenemos los padres, acerca de nuestro rol protector con nuestros hijos. Primero tenemos que saber cuál es nuestro rol y cuáles son nuestras funciones. Cuando no lo sabemos actuamos básicamente por tradición, por costumbre, y así se van a ir repitiendo los hechos de violencia y actos delictivos contra los niños, niñas y adolescentes”, dice Karina Padilla.

IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Av. José Ramirez Gaston 235 Miraflores. Lima, Perú | 422-4241 | contacto@inversionenlainfancia.net