ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
ENTREVISTA
Compartir en facebook

En el programa Diálogo Abierto de Salgalú Tv

Hugo Neira: “La anomia social es el resultado de una mala educación”

En el programa Diálogo Abierto de Salgalú Tv,  Hugo Neira, sociólogo y docente, señala que en nuestro país “la anomia social y el mal comportamiento de los peruanos es el resultado de la mala educación” que se ha venido presentando en las últimas décadas.

¿Cómo define anomía y cómo se presenta en esta coyuntura actual?

La anomía es un concepto para una sociedad en la que pueden existir normas, pero no se cumplen. La manera de combatirla puede venir de diferentes formas. Considerando que no hay formar de organizar a los seres humanos si no se tienen determinadas reglas y cuando no se respetan esas reglas ¡es grave! no se avanza. Por ejemplo, una tribu selvática tiene un jefe, tiene reglas y cosas que no se pueden hacer. La cura a todo ello es la educación.

La anomía social es producto de la anomía política. ¿La educación entendiéndola como formación de personas, sería la solución a esas anomías? 

Sí, es la educación entre otras cosas más como: el servicio militar obligatorio, que las élites no roben porque no dan un buen ejemplo. La educación en el Perú no es mala ¡No existe! Es un “Ersatz” es el edulcorante que los diabéticos toman en vez de azúcar. Es un reemplazo y no quieren volver a la normalidad. Todos los países de la región tienen mejor secundaria ¡La situación es grave! porque después de la pandemia económicamente no estaremos como antes y tendremos que traer profesores de otros países. Es una lástima.

Usted nos está diciendo que la anomía social se manifiesta fundamentalmente en el fracaso de un sistema educativo que no responde a las necesidades de una educación pública de calidad que tiene que garantizar el Estado. ¿Es así? 

Es peor todavía. Aquí ha habido una trampa, cuando comenzó la transformación en la educación secundaria en los colegios nacionales. Yo estudié en el Melitón Carbajal y después en San Marcos de los años sesenta, entonces cuando llegaron los “cholos” a Lima, las clases blancas altas con apoyo del Imperio Americano a través del Banco Mundial, cambiaron el sistema de asignaturas por áreas y evitaron cursos de lógica y gramática, cursos que permitían aprender a pensar para que los hijos del pueblo pudieran aprender oficios manuales, nada más y no llegar a pensar en términos filosóficos, sociológicos o políticos. Han creado personas que no tienen como razonar porque eso se aprende en la adolescencia.     

Nos está diciendo que nosotros tenemos una función fundamental, resolver el problema de una educación pública de calidad con acceso y con derecho para todos. ¿Es así?

No existe educación secundaria en el Perú. ¡Es una trampa! Nadie estudia en el mundo con áreas sino con cursos. Pertenezco a una generación de los años setenta donde personajes como: Julio Cotler, Iván Degregori, Fuenzalida, Matos Mar, De soto, Flores Galindo, Portocarrero, muertos todos ellos, pero vean los libros que escribieron, cómo pensaron. Esta problemática no había pasado con nosotros porque tuvimos una estupenda secundaria. Aquí ha habido una trampa de clase social y de los Estados Unidos que quieren embrutecer a América Latina para que no salgan apristas, revolucionarios o socialistas. Esta es una trampa que se le ha hecho al pueblo peruano y lo que no puedo soportar es que las personas que se formaron en los buenos colegios de secundaria, que existían cuando yo era joven, hayan admitido esa reforma.

En Alemania he visto salir a la gente y a los padres de familia porque le quitaron un poco del presupuesto para la educación ¡pero aquí no! se quedaron, nos engañan haciéndonos creer, en la vanidad peruana, que eso es innovación y novedad, pero es un retroceso. En estos momentos un joven peruano que termina la secundaria no tiene oficio ni la formación necesaria para cursar estudios superiores.  

Doctor Neira para finalizar, usted tiene un mensaje para los maestros y jóvenes rurales que nos ven en este programa. ¿Qué les diría en estos momentos?

Volver a la normalidad. No se puede tener un tren sin rieles, por qué no preguntan a las otras naciones hermanas cómo es la educación en sus países. ¡Hay cursos señores, cursos! porque la educación es muy difícil.

Soy de una generación en San Marcos donde se estudiaba para ser profesores de Geografía, de Matemáticas, de inglés ¿Creen que eso ya no existe? Todo el planeta funciona así. Acá con una vanidad enorme han hecho otra cosa, distinta y diferente. Cuando nosotros estábamos en un colegio secundario teníamos 1900 horas de clases por año, pero aquí hicieron el cambio a 500 horas. Es decir, mi generación estudiaba en un año lo que las actuales generaciones lo hacen en tres.

¿Cuáles son los jóvenes inteligentes que aparecieron en el Perú, en estos últimos años, después de mi generación? ¿Dónde están? Conozco algunos. 

Es un daño a la patria, un daño a la nación no formar gentes capaces de pensar por sí mismos. Hace un siglo cuando llegó el centenario, hubo jóvenes como Raúl Porras Barrenechea, Jorge Basadre, José Carlos Mariátegui, Haya de la Torre ¡tenían 23 años! ¿Usted cree que le podemos pedir lo mismo a los jóvenes de hoy? No tienen la culpa ellos, ni cuenta se han dado ¡Les han robado los conocimientos!   

Muchas gracias doctor Neira, me quedo con eso sobre que los jóvenes no tienen la culpa porque nosotros hemos sido parte de este problema. Tenemos que resolver el problema de la educación, porque la anomía social es el resultado de este fracaso y tenemos que ponerlo sobre la mesa.

Este problema toca todo. Toca a la clase política y los representantes, a los periódicos, las costumbres, los hábitos. ¡No sabemos discutir! Hacer política en Perú es atacar al otro y sin embargo eso no es democracia, uno tiene que respetar si es mayoría a la minoría. Uno tiene que soportar que el otro piense de una manera distinta porque quizás tiene algo de razón. 

Todo el país está comprometido, pero los peruanos son fuertes, los peruanos son inteligentes y van a recuperarse, se necesita volver a la normalidad así de simple. 


IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Av. José Ramirez Gaston 235 Miraflores. Lima, Perú | 422-4241 | contacto@inversionenlainfancia.net