ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
OPINION
Compartir en facebook

Los trágicos optimismos

Por: Eloy Jáuregui*

Me llaman familiares y amigos. Están desesperados. Me piden el antídoto para el virus. Les explico que hasta los médicos que me salvaron la vida están infectados y muchos de ellos han muerto. Que a mí me detuvo el mal – no me curó– la ivermectina. Pero que estas benditas gotas no son la vacuna que los peruanos esperan. Y que ese es otro de los dramas de ser peruanos.

No existe segunda ola. Es un tsunami. Ahora con un cuadro más dramático por la falta de camas UCI, falta de oxígeno, los antibióticos por las nubes y la voracidad de las clínicas. De EsSalud solo tengo agradecimientos pero también ya no admite un paciente más. Entonces, los muertos siguen muriendo.

Decía el sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos –a quién sí le creo– que la pandemia creó tal incertidumbre que los gobiernos, los epidemiólogos y los ciudadanos no saben qué va a pasar. Que la pandemia marca el inicio del siglo XXI, no otra fecha. Y que será la marca más fuerte en toda la sociabilidad de este siglo. Y lo será porque el modelo de desarrollo, de consumo, de producción que hemos creado, ha llevado a que no sea posible en este momento, por más vacunas que existan, poder salir de ella.

Insisto con Sousa Santos, quien se considera un “optimista trágico” y que advierte que hay que refundar el Estado y democratizar la democracia. Por ello cree que la pandemia nos ofrece la oportunidad para replantear el modelo neoliberal, que considera agotado. Y cierto, estamos demostrando que los humanos no tenemos inmunidad y no tenemos cómo enfrentar a los virus. Y que habrá una vacuna eficaz y otra no, y lamentablemente nos atacarán otros virus.

¿Y en estas horas qué nos queda? Lo mismo del principio, las medidas de bioseguridad: no salir de casa, lavarse las manos, las mascarillas y tomar mucho líquido. Pero además, acostumbrarnos a ser más infelices. Trágico futuro el que nos tocó vivir. Pero además, saber que hoy todos nos podemos enfermar y despedirnos de este mundo y sin mayor parsimonia.


(Este artículo fue publicado el 19 enero en Diario La República)

*Eloy Jáuregui, escritor, poeta y periodista


IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Av. Javier Prado Oeste 1586 ofc. 201 San Isidro. Lima, Perú | 422-4241/222-0919 | contacto@inversionenlainfancia.net