ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
NOTICIA
Compartir en facebook

Leonardo Yanez, Ana María Watson, Marlene Arroyo, Yessenia Huamanñahui, Rosa Vallejo, Gonzalo Portocarrero

Especialistas opinan sobre ley que prohíbe castigo físico y humillante contra niños, niñas y adolescentes

Sobre la reciente aprobación de la ley que prohíbe expresamente el castigo físico y humillante contra niños, niñas y adolescentes, opinan: Leonardo Yanez, jefe de programas para América Latina de la Fundación Bernard van Leer de Holanda; Ana María Watson, presidenta del Grupo de Iniciativa Nacional por los Derechos del Niño (GIN); Marlene Arroyo, directora de Incidencia en Políticas Públicas y Movilización de World Visión; Yessenia Huamanñahui, educadora INFANT; Rosa Vallejos, comisionada de la Adjuntía para la Niñez y Adolescencia de la Defensoría del Pueblo; y Gonzalo Portocarrero, sociólogo y miembro de Inversión en la Infancia.


Leonardo Yanez: “La aprobación de esta ley no significa que se va aplicar inmediatamente y que la violencia va a terminar”

“Si bien el Perú tardó más tiempo en tener una ley que prohíba el uso del castigo físico y humillante contra los niños, niñas y adolescentes, lo diferente en este proceso de creación de esta ley es que fue fruto de la presión social de varios grupos organizados, entre ellos de niños, niñas y adolescentes, quienes han logrado sensibilizar a los congresistas. Sin embargo, la aprobación de esta ley no significa que se va aplicar inmediatamente y que la violencia va a terminar, si no que ahora hay un marco legal para educar y prevenir para que los padres no usen la violencia contra sus hijos. Un  aspecto importante de esta ley es que no cuenta con un carácter punitivo, los padres no van a ir a la cárcel con esta ley, lo importante es su valor educativo de sensibilización para educar sin violencia a sus hijos. Hay muchos padres que golpean por estrés, sin capacidad de autocontrol, y la violencia resuelve el problema inmediato, mientras que otros golpean por ignorancia, creyendo que esto trae un efecto positivo. En América Latina los programas de prevención de la violencia son muy limitados, por ello es importante este tipo de leyes, porque con programas de educación se puede producir un cambio de mentalidad y no usar la violencia para corregir a los niños”.


Ana María Watson: “Por si sola esta ley no va a eliminar las prácticas de violencia contra los niños, niñas y adolescentes” 

“La aprobación de esta ley que prohíbe expresamente el castigo físico y humillante contra niños, niñas y adolescentes es el resultado del trabajo de incidencia y de presión que han ejercido hacia las autoridades varias instituciones que trabajan a favor de la protección de la infancia. Debemos estar muy contentos que el Congreso haya aprobado por fin esta ley. No podemos pretender que por si sola la ley elimine este tipo de prácticas de violencia, no porque haya una ley el castigo hacia los niños, niñas y adolescentes la violencia termina. Se requiere continuar haciendo incidencia y sensibilizar a la población, porque hay zonas, principalmente las alto andinas, donde el castigo físico forma parte de la cultura. Otro punto importante es que se ha podido incidir en el cambio de posición de muchos congresistas, sobre todo de la bancada fujimorista, quienes de alguna manera avalaban la corrección “moderada” (que permitía el uso de violencia física) contra los niños, niñas y adolescentes. Esperamos que en máximo 30 días el Ejecutivo promulgue esta ley. Por otro lado, tenemos una esperanza mínima que este Congreso pueda modificar los artículos del Código del Niños y del Adolescente que van en contra de la infancia y se pueda aprobar por fin este importante conjunto de normas”.


Marlene Arroyo: “Con la ley no solucionamos el problema de la violencia contra niños, niñas y adolescentes pero tenemos un respaldo jurídico”

“Es importante que se haya aprobado esta ley que prohíbe expresamente el castigo físico y humillante contra niños, niñas y adolescentes, porque esta situación se ha agravado y es frecuente en los últimos años en nuestro país. Muchos padres consideran que mientras no los envíen al hospital pueden seguir corrigiendo “moderadamente” a sus hijos usando la violencia física. El Congreso ha cumplido su parte contra la violencia, ahora tenemos que hacer un trabajo de sensibilización a los padres para que puedan brindar un cuidado adecuado a sus hijos, una propuesta de crianza con ternura. Con la ley no solucionamos el problema de la violencia contra niños, niñas y adolescentes, pero tenemos un respaldo jurídico para exigir la creación de programas de prevención y de atención a favor de la familia. Tenemos que tener en cuenta que las familias tienen que reaprender prácticas de crianza para que puedan reaccionar de la mejor forma al momento de corregir a sus hijos. Nuestro siguiente paso es hacer incidencia en la aprobación del Código del Niño y del Adolescente, modificando los artículos que no garantizan el pleno desarrollo de la infancia y la adolescencia”.


Yessenia Huamanñahui: “La aprobación de esta ley es un logro de las organizaciones de niños y adolescentes”

“La aprobación de esta ley que prohíbe el castigo físico y humillante contra niños, niñas y adolescentes es, principalmente, un logro de las organizaciones de niños y adolescentes, esa es la principal diferencia con los procesos de creación de una ley similar en otros países de América Latina y del mundo, que habían sido impulsadas por instituciones civiles. Si bien esta ley ha sido aprobada por el Congreso debemos continuar haciendo vigilancia e incidencia a la redacción de la norma y estar pendientes de la reglamentación de la ley. Hay que tener en cuenta que una ley no va a cambiar la realidad de violencia en la que vivimos. Tenemos que seguir haciendo incidencia en la población para romper el círculo vicioso de violencia a la que están sometidos muchos niños, niñas y adolescentes. Ha sido un largo camino para sensibilizar a las autoridades sobre este tema y para convencerlas de que prioricen en el debate el tema del castigo físico contra los niños, niñas y adolecentes. Esperamos que los congresistas sigan dándole prioridad a los temas vinculados a la infancia”.
 

Rosa Vallejos: “Tenemos que hacer un esfuerzo enorme para difundir en qué consiste esta importante ley”

“Si bien el uso del castigo físico y humillante contra la infancia y la adolescencia es una práctica aceptada, principalmente en las zonas rurales y más alejadas del país, tenemos que hacer un esfuerzo enorme para difundir en qué consiste esta importante ley que prohíbe estas prácticas. Esto debe ir acompañado con un trabajo de sensibilización y capacitación de la comunidad sobre el daño que ocasiona el uso del castigo físico y humillante contra los niños, niñas y adolescentes, principalmente en los hogares y en las escuelas, donde se debe reaprender a educar sin violencia. Basados en esta ley, todos los sectores del Estado deben emitir normas específicas contra el uso de la violencia hacia los niños, niñas y adolescentes, de esta manera podremos crear una pedagogía contra la violencia hacia la infancia y adolescencia. Sin embargo, un punto importante que no se toma en cuenta en esta ley es que si bien reconoce los derechos de los niños, niñas y adolescentes a crecer sin violencia, no abarca las responsabilidades que tienen los adultos que están cerca a los niños que sufren de violencia”.


Gonzalo Portocarrero. “Si los padres fueran más conscientes del daño que ocasionan a sus hijos con el castigo físico no lo utilizarían”

“Usar el castigo físico y humillante contra los niños, niñas y adolescentes es una marca que quedará en las personas, y anticipa que crezca de manera amargada, molesta con el mundo. Mientras que un niño, niña o adolescente educado con amor y diálogo va ser una persona mejor, con más posibilidades de desarrollo. El diálogo y la comprensión deben reemplazar a la violencia, es lo que marca la pauta del futuro, pero todavía hay un 30 por ciento de peruanos que están de acuerdo con la violencia en la corrección de sus hijos, pero si los padres fueran más conscientes del daño que ocasionan a sus hijos con el castigo físico no lo utilizarían. Ante esta realidad, tenemos el desafío de terminar con la violencia contra la infancia y la adolescencia, el camino es el diálogo, el entendimiento. Y este es un desafío que corresponde trabajar a muchos sectores sociales, como los maestros, las escuelas, y los padres. También debemos tener en cuenta que en el campo de la sanción contra los padres que castigan físicamente o en forma humillante a sus hijos, se debe pensar en una escuela de padres, en lugar de pensar en meter a la cárcel a los padres. En ese sentido, debemos trabajar en una etapa de la prevención y en eso los medios de comunicación juegan un rol importante”.


IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Calle Los Halcones 249 - Urb. Limatambo, San Isidro. Lima, Perú | 422 - 4241 | contacto@inversionenlainfancia.net