ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
NOTICIA
Compartir en facebook

Se estima que más de 100 mil niños menores tres años serían damnificados por el fenómeno El Niño

El Niño y la infancia

De acuerdo a diversos especialistas, el fenómeno El Niño que se viene sería de tal magnitud que estaría entre los más fuertes de la historia. Según el Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI), los damnificados por El Niño en el país serían alrededor de 1 millón 125 mil personas, de las cuales poco más de 100 mil serían niños menores de tres años. Y los niños y adolescentes afectados serían, de acuerdo al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), más de 400 mil. La primera infancia es el sector más vulnerable frente al incremento de las lluvias en el norte y las sequías en el sur del país. 

En el último fenómeno El Niño, en 1997 - 1998, hubo, según INDECI, más de 11 millones 800 mil personas afectadas y 549 mil damnificados. Hubo 108 mil viviendas afectadas y 374 muertos. INDECI señala que no hay una cifra de los niños damnificados en esa ocasión. 

Frente al fenómeno El Niño, el gobierno ha declarado en emergencia distintas zonas en 14 regiones del país (Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Cajamarca, Amazonas, San Martín, Áncash, Lima, Ica, Arequipa, Cusco, Puno y Junín), en las que viven más de 11 millones 800 mil personas, de las cuales un estimado de 1 millón 100 mil son niños menores de tres años. Esta es la población, según INDECI, más expuesta a las consecuencias del fenómeno El Niño, pero no la única población que podría ser afectada por este fenómeno natural que se sentirá en la mayor parte del país.

La Organización Meteorológica Mundial ha advertido que este fenómeno El Niño “podría ser el más fuerte de la historia”. Esta organización ha declarado “de fuerte importancia la gravedad de El Niño de este año” y advierte que hay un consenso en la mayoría de científicos de que tendrá “un impacto devastador”, debido a que la temperatura de la superficie del mar, en algunos puntos clave del Océano Pacífico, es más alta que la de los eventos anteriores de El Niño. Por su parte, el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI) señala que existe un 55 por ciento de posibilidades de que el fenómeno El Niño sea “fuerte” o “extraordinario”, es decir de una magnitud mayor o al menos igual que el de 1997 – 98.

De acuerdo al SENAMHI, el período más crítico de El Niño, cuyos efectos empezarán a sentirse con más fuerza desde noviembre de este año, sería entre enero y marzo de 2016. Las regiones de Piura, Tumbes, Lambayeque y La Libertad, serán las más afectadas por las lluvias e inundaciones. En estas cuatro regiones viven poco más de 480 mil niños menores de cinco años. En el sur del país se produciría una sequía.  

Impacto en la infancia

Las inundaciones provocadas por las lluvias de El Niño de 1997 - 98 tuvieron un impacto directo en la infraestructura de las viviendas, escuelas, establecimientos de salud y vías de comunicación, así como en la salud de la población de las zonas afectadas. De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las enfermedades más recurrentes en ese entonces fueron: paludismo, dengue, enfermedades diarreicas agudas, infecciones respiratorias agudas, neumonía, malaria y conjuntivitis. En esta ocasión, a estos problemas se sumaría el del virus Chikunguña, de características similares al dengue.

Si bien no existe información sobre la cantidad de niños damnificados y afectados por enfermedades durante el fenómeno El Niño de 1997 - 98, la OPS indica que la primera infancia fue el sector de la población más afectado por este fenómeno.

El paludismo, el dengue, la malaria y la Chikunguña, son provocadas por la picadura de los mosquitos que crecen en las aguas estancadas producto de las inundaciones. La prevención de estas enfermedades consiste en la fumigación de las viviendas, colegios y centros de salud, y en el diagnóstico temprano de la enfermedad. Sin embargo, existen pocos laboratorios con capacidad para diagnosticar estas enfermedades. 

En el caso de las enfermedades diarreicas agudas, la prevención depende mucho de la disponibilidad de agua potable, fuentes seguras de saneamiento y de alimentos en óptimas condiciones que no hayan sido afectados por las altas temperaturas, problemas que se agravan por las fuertes lluvias e inundaciones, y el alza de las temperaturas, como consecuencia de El Niño. 

Preocupa el impacto que El Niño tendría en la anemia y la desnutrición infantil, teniendo en cuenta la probable escasez de alimentos como consecuencia de los cultivos dañados por las inundaciones en el norte y las sequías en el sur, la afectación de las vías de comunicación para transportar alimentos y el incremento del precio de los mismos en muchas zonas del país,  así como por los problemas que se puedan dar en la atención a la infancia como consecuencia del deterioro de la infraestructura, como centros de salud y vías de comunicación. 

En las 14 regiones declaradas en emergencia hay más de 320 mil niños menores de cinco años con desnutrición crónica, y más de 760 mil con anemia, quienes están más expuestos a contraer diversas enfermedades. Existe el riesgo que se agrave la situación de estos niños con desnutrición y anemia, e incluso que estos dos graves problemas se incrementen afectando a otros miles de niños como consecuencia de los problemas de abastecimiento de alimentos y de acceso a servicios de atención que se darían como consecuencia de El Niño.  

Una investigación de la revista científica “Climate Change Responses” estudió los efectos del fenómeno El Niño de 1997 - 98 sobre los recién nacidos en la costa norte de Perú en esas fechas y en años posteriores. De acuerdo a este estudio, el crecimiento y desarrollo de estos niños se vio gravemente afectado, ya que los nacidos durante y después de El Niño de 1997 - 98 tenían un peso y talla inferiores al esperado para su edad. “Las repercusiones se aprecian incluso en los niños nacidos hasta tres años más tarde del fenómeno”, detalla este estudio, y agrega que “el aumento de las infecciones y la grave escasez de alimentos asociada a las inundaciones parecen ser la clave de este problema”. 

Acciones de prevención

En el mes de junio de este año se instaló la Comisión Multisectorial de Naturaleza Temporal ante Lluvias Intensas, a cargo de la Secretaría de Gestión del Riesgo de Desastres de la Presidencia del Consejo de Ministros. Esta comisión tiene como objetivo identificar y ejecutar acciones de intervención multisectorial en los tres niveles de gobierno frente a los efectos del fenómeno El Niño, para lo cual se ha destinado un presupuesto de 3 mil millones de nuevos soles. De este monto, la mitad será ejecutada por el gobierno central y la otra mitad transferida a los gobiernos regionales y municipalidades. 

Tras declarar en emergencia 14 regiones del país, el gobierno ha asegurado que se vienen realizando acciones referidas a la limpieza de cauces de ríos, construcción de defensas ribereñas, abastecimiento de agua y alimentos no perecibles, así como acciones de prevención y tratamiento de posibles enfermedades, y que el país está preparado para afrontar la emergencia producida por el fenómeno El Niño. Sin embargo, hay una serie de cuestionamientos sobre el nivel de preparación del país para enfrentar el fenómeno El Niño (ver notas “Expertos opinan acerca de impacto del fenómeno El Niño en la infancia” y “Congresistas se pronuncian sobre acciones de prevención por fenómeno El Niño”). 

Las regiones de Apurímac, Ayacucho, Huancavelica, Huánuco y Moquegua, que serán impactadas por El Niño aunque no han sido declaradas en emergencia, han solicitado al Poder Ejecutivo ser incluidas en el grupo de regiones declaradas en emergencia por el fenómeno El Niño y que se les destine un presupuesto para acciones de prevención y respuesta. Sin embargo, no han sido incluidas entre las regiones en emergencia, y las  autoridades de estas regiones señalan que no tienen presupuesto para implementar medidas de prevención. 

El Ministerio de Salud anunció un avance del 70 por ciento en la distribución de medicamentos y vacunas para el manejo de epidemias en los establecimientos de salud de todas las regiones del país, en previsión de los efectos del fenómeno El Niño. Sin embargo, el doctor Oscar Castillo, médico pediatra especialista en gestión de proyectos y políticas públicas y miembro del Grupo Impulsor Inversión en la Infancia, advierte que “no se están tomando medidas de prevención frente a las epidemias que podrían darse a causa del fenómeno El Niño”.

El Ministerio de Educación ha anunciado la transferencia de 240 millones de nuevos soles para financiar acciones de prevención y acondicionamiento en 32 mil colegios públicos que podrían ser afectados por el impacto de El Niño. Las regiones de Tumbes, Piura, Cajamarca, Cusco y San Martín, han anunciado que adelantarán el fin del año escolar para el mes de noviembre en previsión de los efectos del fenómeno El Niño. 

El Congreso ha formado una comisión especial multipartidaria para la supervisión, control y fiscalización de las acciones relacionadas con la prevención del fenómeno El Niño, la cual se instaló en agosto y presentará un informe preliminar de su labor a los tres meses de su instalación y un informe final en junio de 2016.

Una encuesta realizada por GFK, publicada en el diario La República en el mes de agosto, indica que el 87 por ciento de los peruanos cree que el país no está preparado para enfrentar el fenómeno El Niño, y solamente el 9 por ciento considera que el país sí está preparado, mientras que el 4 por ciento restante no se pronuncia. 

Impacto económico

De acuerdo al Banco Central de Reserva (BCR), la proyección de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) para el año 2016 es de 4,5 por ciento. Existen discrepancias en relación al impacto económico que podría tener el fenómeno El Niño.

Según un informe de la consultora internacional Goldman Sachs, El Niño afectaría de manera mínima el PBI y la inflación en el Perú en comparación a otros países de la región. Esta consultora afirma que el impacto negativo sería de 0,2 por ciento en el PBI y 0,1 por ciento con respecto a la inflación.

Sin embargo, Centrum Católica informó que el PBI crecería menos de 2 por ciento el 2016 si El Niño es “extraordinario”, y que los efectos negativos de este fenómeno serían mayores  a los estimados por el gobierno. 

Para la empresa corredora de seguros AON Graña, la intensidad que registre El Niño podría ocasionar que las proyecciones de crecimiento del PBI para el 2016 se vean reducidas a cero e incluso se reporte un decrecimiento del PBI.  

Mientras mayor sea la reducción en el crecimiento del PBI, aumenta el riesgo de incremento de la pobreza y la posibilidad que se afecten los presupuestos dirigidos a la atención a la primera infancia. 

IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Calle Los Halcones 249 - Urb. Limatambo, San Isidro. Lima, Perú | 422 - 4241 | contacto@inversionenlainfancia.net