ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
NOTICIA
Compartir en facebook

Pobreza, anemia, desnutrición crónica, mortalidad infantil, educación inicial

La política social a cuatro años del actual gobierno

El gobierno de Ollanta Humala ha cumplido cuatro años. Al inicio de su gestión, Humala anunció como sus prioridades la lucha contra la pobreza y la inclusión social, así como la atención a la primera infancia. En estos cuatro años, la pobreza y la desnutrición infantil han disminuido, pero la anemia y la mortalidad infantil se han incrementado. En esta nota, un balance de las políticas sociales en estos cuatro años, especialmente de aquellas dirigidas a la primera infancia. 

Pobreza

En un contexto de crecimiento económico, la pobreza monetaria ha disminuido en estos cuatro años de gestión del presidente Humala, sin embargo el ritmo de su reducción ha sido más lento del que se había dado en los años anteriores. 

En los cuatro primeros años del actual gobierno, el crecimiento económico acumulado del país ha sido 20,6 por ciento. En ese mismo período, 2011 – 2014, la pobreza monetaria bajó 5,1 puntos porcentuales, pasando de 27,8 por ciento en el año 2011 a 22,7 por ciento en 2014. Entre los años 2006 y 2010 la pobreza monetaria había tenido una disminución de 11,6 puntos porcentuales.

La pobreza rural, sector en el que el gobierno ha señalado concentrar recursos y programas sociales, tuvo entre 2011 y 2014 una disminución de 10,1 puntos porcentuales, pasando de 56,1 por ciento en 2011 a 46 por ciento en 2014. Aunque en estos últimos años la pobreza rural bajó más que la urbana, la pobreza sigue siendo significativamente mayor en el campo que en las ciudades: 46 por ciento en la zona rural y 15,3 por ciento en el área urbana.

En el caso de la pobreza extrema, ésta bajó 2 puntos porcentuales en los cuatro primeros años de gestión del presidente Humala, pasando de 6,3 por ciento en 2011 a 4,3 por ciento en 2014. La pobreza extrema rural es quince veces mayor que la urbana: 14,3 por ciento contra 0,9 por ciento. 
En el Perú hay 6 millones 995 mil personas en situación de pobreza monetaria y 1 millón 325 mil en pobreza extrema.

Los datos oficiales de pobreza miden solamente la pobreza monetaria por ingresos, dejando de lado otros factores de la pobreza, lo que, de acuerdo a diversos expertos, no permite ver la verdadera magnitud de la pobreza en el país. 

“Cuando la pobreza se mide solamente en ingresos monetarios se subvalúa su real dimensión. La cantidad de pobres en el Perú es mucho mayor cuando se aplica el enfoque de pobreza multidimensional, que incluye carencias, necesidades básicas insatisfechas y otros factores”, señala el investigador de DESCO, Carlos Monge. 

Anemia y desnutrición

Resulta preocupante que la anemia infantil se haya incrementado en los últimos años. En lo que va del actual gobierno, la anemia entre los niños menores de tres años se elevó de 41,6 por ciento en 2011 a 46,8 por ciento en 2014. Entre los niños menores de cinco años, en ese mismo período la anemia subió de 30,7 por ciento a 34 por ciento. 

En el país hay actualmente un millón de niños menores de cinco años con anemia, lo que, al igual que la desnutrición, afecta seriamente su desarrollo. 

A diferencia de lo ocurrido en estos últimos años, entre 2007 y 2011 la anemia entre los niños menores de tres años había disminuido de 56,8 a 46,8 por ciento, y entre los niños menores de cinco años había bajado de 42,5 por ciento a 30,7 por ciento. 

En el área urbana la anemia en niños menores de tres años es 39,9 por ciento, mientras entre los niños de las zonas rurales llega a 54,6 por ciento. Puno es la región con mayor índice de anemia en niños menores de tres años: 82 por ciento.

“El incremento de la anemia infantil en la actual gestión demuestra que las medidas que tomó el gobierno no han sido efectivas, porque no se ha creado una política para su combate”, sostiene Oscar Castillo, médico pediatra especialista en gestión de proyectos y política pública y miembro del Grupo Impulsor Inversión en la Infancia.

A diferencia de lo sucedido con la anemia infantil, entre los años 2011 y 2014 la desnutrición crónica infantil disminuyó, bajando de 19,5 a 14,6 por ciento entre los niños menores de cinco años, lo que implica un descenso de 4,9 puntos porcentuales. Entre 2007 y 2011, la desnutrición crónica infantil había disminuido 8,3 puntos porcentuales. 

En julio de 2011, al inicio de su gestión, el gobierno anunció como uno de sus objetivos erradicar la desnutrición crónica infantil, pero luego cambió esta meta y puso como meta oficial para el año 2016 disminuir la desnutrición crónica infantil a 10 por ciento. 

Aunque ha disminuido en los últimos cuatro años, la brecha en desnutrición infantil entre las zonas urbana y rural sigue siendo amplia. La desnutrición infantil urbana es 8,3 por ciento, mientras a nivel rural se eleva a 28,8 por ciento. Al inicio del actual gobierno, en 2011, la desnutrición infantil urbana era 10,1 por ciento y la rural 37 por ciento. Huancavelica es la región del país con el mayor índice de desnutrición infantil, con 35 por ciento.  

Mortalidad infantil y neonatal

No solamente la anemia infantil se ha incrementado preocupantemente en los últimos años. Entre 2011 y 2014 también aumentaron la mortalidad neonatal (en niños antes de cumplir el primer mes de vida) y la mortalidad infantil (en niños durante el primer año de vida). 

La mortalidad neonatal subió de 8 por cada 1,000 nacidos vivos en 2011 a 12 por cada 1,000 nacidos vivos en 2014. Entre los años 2007 y 2011, la mortalidad neonatal había disminuido de 10 por cada 1,000 nacidos vivos a 8 por cada 1,000 nacidos vivos. 

En las zonas rurales la mortalidad neonatal es más del doble que en el área urbana: 13 por cada 1,000 nacidos vivos en la zona rural y 6 por cada 1,000 nacidos vivos en el área urbana.

De otro lado, la mortalidad infantil también se ha incrementado, pasando de 16 por cada 1,000 nacidos vivos en el año 2011 a 19 por cada 1,000 nacidos vivos en 2014. Entre los años 2007 y 2011, la mortalidad infantil había disminuido de 19 por cada 1,000 nacidos vivos a 16 por cada 1,000 nacidos vivos.

En el área urbana la mortalidad neonatal es 11 por cada 1,000 nacidos vivos, mientras en las zonas rurales es 13 por cada 1,000 nacidos vivos.

Sobre el aumento de la mortalidad neonatal e infantil, el doctor Oscar Castillo indica que “en estos cuatro años de la gestión del presidente Humala se ha dado un abandono por parte del Ministerio de Salud de las políticas de atención de la salud materna, porque antes era el Ministerio de Salud el que dictaba las políticas para la atención de las madres y del recién nacido, pero ahora con la descentralización las regiones son las encargadas de estas políticas. Hemos visto que en muchas regiones no hay interés para dictar políticas que protejan la salud de las madres y del recién nacido”.

Educación inicial

De acuerdo al Ministerio de Educación, el índice de asistencia de niños entre 3 y 5 años a educación inicial alcanzó, a nivel nacional, el 81,3 por ciento el año 2014. Esto significa que a pesar del incremento en la cobertura en este nivel educativo en los últimos años –se elevó 8,7 puntos porcentuales entre 2011 y 2014- uno de cada cinco niños todavía no accede a educación inicial. En el año 2011, el índice de asistencia a educación inicial era de 72,6 por ciento.

Entre los años 2007 y 2011 el nivel de asistencia a educación inicial había tenido un incremento de 7 puntos porcentuales: subiendo de 65,5 por ciento en 2007 a 72,6 por cada en el 2011.

Existe un importante déficit en maestros para educación inicial, que se estima en 27 mil, lo que es un grave problema para incrementar una cobertura con calidad de la educación inicial que se brinda en el país (ver nota "La educación y salud de la infancia en el cuarto año de gobierno")

En lo que va del actual gobierno la cobertura en educación inicial ha subido significativamente más en las zonas rurales, al pasar de 61,2 por ciento en el año 2011 a 77,5 por ciento en 2014. En el área urbana se elevó en ese mismo período de 77 a 82,7 por ciento. 

IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Calle Los Halcones 249 - Urb. Limatambo, San Isidro. Lima, Perú | 422 - 4241 | contacto@inversionenlainfancia.net