ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
ENTREVISTA
Compartir en facebook

Pedro Francke analiza política social del gobierno

“En el tema de la inclusión y los programas sociales todavía no hay grandes cambios”

Entrevista: Carlos Noriega

"Después de dos años de gobierno no veo que los programas para la infancia en zonas rurales sean ahora mucho más fuertes y masivos", precisa Francke.
En el siguiente diálogo con el Blog Inversión en la Infancia, Pedro Francke, economista, experto en políticas sociales y pobreza, analiza las políticas de inclusión y los programas sociales a dos años del gobierno de Ollanta Humala. Señala que los programas sociales tienen un carácter asistencialista, que no se ha avanzado en programas productivos que logren una salida sostenible de la pobreza y que no hay un cambio sustancial en las zonas rurales, donde los problemas de pobreza y exclusión son más críticos. Advierte sobre los efectos de la crisis económica internacional en el Perú.


¿Cuál es su balance, a dos años del gobierno, de las políticas sociales, específicamente de aquellas dirigidas a la primera infancia?

En cuanto a los resultados, venimos de varios años de reducción de la pobreza, de la mortalidad infantil, de la desnutrición crónica, pero lo que se observa en estos últimos dos años es que en varios de estos indicadores el ritmo de velocidad de ese descenso ha disminuido. Y en algunos indicadores hay, incluso, un empeoramiento, como en el caso de la anemia infantil en este último año.

¿Y por qué está ocurriendo eso?

Eso responde a una serie de dinámicas económicas y sociales. Indicadores como pobreza y desnutrición crónica dependen de una serie de factores, como, entre otros, el crecimiento económico y a quiénes está beneficiando ese crecimiento. En el tema de pobreza, se menciona que tal vez ya hemos pasado una época en la cual la parte más fácil de la reducción de la pobreza se está agotando y estamos entrando a una fase  en la cual es más difícil lograr mayores logros de reducción de la pobreza. En el tema de la mortalidad infantil también pasa lo mismo. Si uno ve la mortalidad infantil, hoy ésta se concentra mucho en lo que se llama la mortalidad neonatal, los primeros 28 días, donde se necesita mucho más intervención clínica, más compleja, que  tiene que ver con una buena atención en el parto, y ya no tanto en cosas que podrían ser más simples, como vacunación, medicina para las enfermedades respiratorias agudas.

¿Se está agotando la reducción de la pobreza como efecto del crecimiento económico y ahora  faltan políticas específicas para reducir la pobreza?

Así es. Estamos entrando a una parte en la cual haría falta mucho mayor refuerzo, presupuesto y transformación de alguna de las políticas sociales, lo que no se ha dado. Sabemos desde hace años que el tema crítico es la pobreza rural; en el campo la pobreza es tres veces más que en las ciudades. En las zonas campesinas, en las zonas rurales, hay subsidios, con programas como Juntos o Pensión 65, pero programas productivos, proyectos que logren una salida sostenible de la pobreza, no han funcionado, no se han generalizado, eso es un gran vacío.

¿También faltan políticas más decididas y efectivas para disminuir la desnutrición crónica, anemia o mortalidad infantil?

Creo que sí. Por ejemplo, en desnutrición crónica infantil los programas alimentarios son un tema, pero este es un asunto más complejo que solamente repartir alimentos. El programa Cuna Más para zonas rurales ha avanzado muy lentamente, casi mínimamente. Otro tema también crítico, como agua potable en las zonas rurales, todavía es algo que va muy lentamente y no se ha relanzado. Sí hay iniciativas de reducción de la desnutrición crónica infantil, pero no hay un cambio sustancial en las zonas rurales, que es donde el tema es más crítico.

"No veo que se le haya dado mucha más prioridad a la infancia que antes", dice Pedro Francke.
El gobierno asegura que las zonas rurales son la prioridad en sus políticas sociales y se han incrementando los recursos económicos para estas zonas.  ¿Por qué a pesar de que hay más recursos para los programas en zonas rurales no hay un cambio sustancial?

Creo que lo que ha avanzado más en términos de presupuesto y programas son los programas de subsidios, que son de muy fácil aplicación y no necesitan grandes capacidades. Repartir un cheque de Pensión 65 es más o menos fácil, pero el desarrollar un buen programa de Cuna Más, que lleve capacitación para las madres, donde haya refuerzo nutricional por micronutrientes, organización social, agua potable para el lavado de manos, es más difícil, y en eso no se ha logrado un gran avance. Hay esfuerzos, pero no se ha logrado algo como para decir que hoy en el Perú hay un gran programa contra la desnutrición y la anemia infantil que realmente está viendo integralmente la capacitación de las madres, el acceso a agua potable, la vigilancia nutricional.

El gobierno ha expresado que el tema de la atención a la infancia es una prioridad. ¿En las políticas concretas se está haciendo efectiva esa prioridad? 

Honestamente, no veo una gran prioridad. O mejor dicho, no veo que se le haya dado mucha más prioridad a la infancia que antes, porque el discurso de que los niños son prioritarios tiene muchos años, pero del discurso a la realidad la diferencia es grande. En el actual gobierno hay cosas que son interesantes: se ha ampliado el programa Juntos, lo que está bien, hay la idea de transformar Cuna Más, que está bien, pero después de dos años de gobierno no veo que los programa para la infancia en zonas rurales sean ahora mucho más fuertes y masivos.

¿A pesar de su incremento no se está dando los recursos económicos suficientes para los programas en las zonas rurales, o está fallando la estrategia de estos programas?

Se necesitan mejores políticas, y las mejores políticas requieren más presupuesto, pero no es solamente más presupuesto, ni solamente mejores políticas, las dos cosas tienen que ir juntas. Los recursos económicos, efectivamente, han ido aumentando, pero todavía hay una insuficiencia de recursos. Creo que ha habido una apuesta por programas muy efectistas en el corto plazo, programas de subsidio, como Juntos y Pensión 65, pero no ha habido el mismo empeño en reformular, reorganizar, los programas sociales. Parte de esto tiene que ver con repensar todo el tema de la descentralización y cómo el gobierno central coopera con los gobierno regionales y los municipios; ese tema no se ha abordado, más bien, el gobierno ha insistido en una visión centralista .Esa visión centralista es más fácil de implementar cuando repartes cheques de Juntos o Pensión 65, pero cuando ya tienes que ver en cada localidad qué alimento dar y cómo organizas a las madres, es más complicado y se necesita trabajar con las autoridades intermedias, regionales y municipales. No se ha planteado una reforma, un nuevo pacto, una nueva forma para entender la relación del gobierno central con los gobiernos regionales y locales.

La gran bandera del gobierno es la inclusión social. ¿Dos años después, cuál es el balance de lo avanzado en inclusión social?

Pensión 65 es una avance importante, el abandono de los adultos mayores era penoso, que se haya ampliado el programa Juntos en algunas zonas me parece bien. Pero creo que eso es insuficiente. Son cosas puntuales, pero no hay una gran propuesta sobre inclusión social. En el tema de la inclusión y los programas sociales, todavía, sobre todo en las zonas rurales, no hay grandes cambios.

"Los programas sociales son basicamente asistencialistas", comenta el experto en políticas sociales y pobreza, Pedro Francke.
¿Los programas sociales del gobierno se quedan en el asistencialismo?

Creo que básicamente son, efectivamente, programas asistencialistas, de subsidio. Los temas más productivos, o incluso los temas de reforzar la organización social, el capital social, la educación, no han sido tocados.

¿No se está yendo a atacar los problemas de fondo de la exclusión y la pobreza?

No, creo que en ese sentido no ha habido reformas.

¿Qué reflexión le deja que en el último año, a pesar del crecimiento económico y los mayores recursos para los programas sociales, la anemia infantil se haya incrementado, la mortalidad infantil haya subido, la pobreza se haya reducido pero en un nivel menor que los años anteriores?

Estas son alertas que reflejan la debilidad de la política social y el que no haya cambios en términos de inclusión; reflejan las limitaciones del modelo, de las políticas económicas y sociales para enfrentar estos temas. Creo que hay una alerta adicional, que es que a pesar de eso se ha estado manteniendo algunas mejoras sociales por efecto del crecimiento económico más o menos acelerado que ha tenido el país, pero ahora hay síntomas en el país de la crisis económica internacional: el precio de las materias primas está cayendo, el crecimiento económico está desacelerándose, y eso va a tener un impacto en la economía del país. Si esa desaceleración económica no va acompañada de un refuerzo de las políticas y los programas sociales, entonces el tema social y la situación de la infancia puede verse mas comprometida.

¿Qué se debe hacer para, en esta coyuntura económica, mejorar significativamente los indicadores sociales, como reducción de la pobreza, desnutrición crónica, anemia y mortalidad infantil, y para avanzar efectivamente en la inclusión social?

Por un lado, se deben plantear programas sociales que atiendan más los temas de fondo, como el tema económico-productivo, para elevar la productividad y la conectividad a los mercado de los pobres rurales; por otro lado, hay que ver soluciones más integrales a los problemas de la desnutrición crónica infantil, de la salud, en las zonas rurales, que me parece que deberían tener enfoques más completos que incluyan capacitación de las madres, trabajo con la comunidad, una reorganización del sistema de salud. Hay temas de transformaciones, de reformas que implementar, que no se han planteado y que son complementarios como estrategia para frenar los efectos de la crisis económica internacional en el Perú.


IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Avenida José Pardo 741, Miraflores. Lima, Perú | 422 - 4241 | contacto@inversionenlainfancia.net