ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
NOTICIA
Compartir en facebook

De acuerdo a la ENDES 2015

Disminuye anemia y hay un virtual estancamiento en la reducción de la desnutrición

De acuerdo a la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar - ENDES 2015, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) y que fue presentada hace unos días, la anemia infantil disminuye tres puntos porcentuales, mientras la desnutrición crónica infantil permanece virtualmente estancada. Baja el índice de la práctica de lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad, considerada fundamental para la nutrición, salud y buen desarrollo del niño.

Anemia

El año 2015, la anemia en niños menores de cinco años disminuyó, como promedio nacional, tres puntos porcentuales, pasando de 35,6 por ciento en 2014 a 32,6 por ciento en 2015. Esta reducción se da luego que en los últimos años la anemia infantil se había venido incrementando. Entre los años 2012 y 2014l había subido 4,9 puntos porcentuales.

En el país hay cerca de un millón de niños menores de cinco años que tienen anemia, lo que afecta significativamente su adecuado desarrollo.

La anemia infantil a nivel urbano es 29,8 por ciento, mientras en las zonas rurales llega a 34,7 por ciento. Sin embargo, la brecha entre las zonas urbanas y rurales ha venido disminuyendo. El último año la anemia infantil a nivel urbana bajó 1,9 puntos (de 31,7 por ciento en 2014 a 29,8 por ciento en 2015), mientras en las zonas rurales disminuyó 4,7 puntos (de 44,4 por ciento en 2014 a 39,7 por ciento en 2015).

A pesar de la disminución de la anemia infantil a nivel nacional, en 6 de las 24 regiones del país, entre ellas Lima Metropolitana, la anemia entre los niños menores de cinco años se incrementó. Ica es la región con el mayor aumento, con un alza de 7,9 puntos porcentuales, pasando de 25,9 por ciento en 2014 a 33,4 por ciento en 2015. Las otras regiones con mayor incremento de la anemia infantil son Áncash, con un aumento de 4,4 puntos, de 32,7 a 37,1 por ciento; y Apurímac, con un alza de 3,1 puntos, de 29,3 a 31,2 por ciento.

Puno es la región con mayor índice de anemia entre los niños menores de cinco años, con 61,8 por ciento (en 2014 fue 63,5 por ciento); seguida por Pasco, con 45,9 por ciento (en 2014 fue 46,3 por ciento); Madre de Dios, con 44,3 por ciento (en 2014 fue de 51,3 por ciento); y Loreto, con 44 por ciento (en 2014 fue 54,7 por ciento).

Los menores índices de anemia infantil se presentan en las regiones de Lambayeque, con 23,7 por ciento (en 2014 era 25,8 por ciento); La Libertad, con 24,7 por ciento (en 2014 fue 27,4 por ciento); y Lima Metropolitana, con 25,7 por ciento (en 2014 fue 24,7 por ciento).

Amazonas es la región que en el año 2015 tuvo el mayor descenso de la anemia infantil, bajando 10,1 puntos, de 45,1 a 35 por ciento.

Desnutrición

En el año 2015, la desnutrición crónica infantil disminuyó a nivel nacional solamente 0,2 puntos porcentuales, lo que es un virtual estancamiento. Bajó de 14,6 por ciento en 2014 a 14,4 por ciento en 2015. Es la menor reducción de la desnutrición infantil en los últimos años.

En el año 2014, la desnutrición crónica infantil se había reducido en 2,9 puntos porcentuales (de 17,5 por ciento en 2013 a 14,6 por ciento en 2014); en 2013, la reducción fue de 0,6 puntos porcentuales (de 18,1 por ciento en 2012 a 17,5 por ciento en 2012); en 2012 disminuyó 1,4 puntos (de 19,5 por ciento en 2011 a 17,5 por ciento en 2012); y en el año 2011 se había dado una reducción de 3,7 puntos (de 23,2 por ciento en 2010 a 19,5 por ciento en 2011).

En el país son más de 400 mil los niños menores de cinco años que tienen desnutrición crónica, con las consecuencias negativas que eso implica para su desarrollo.

De acuerdo a la ENDES 2015, la brecha entre las zonas urbana y rural sigue siendo amplia. Mientras la desnutrición crónica infantil a nivel urbano es de 9,2 por ciento, en las zonas rurales es tres veces mayor: 27,7 por ciento.

En el último año se ha incrementado la desnutrición crónica infantil urbana, que en 2014 era 8,3 por ciento, mientras que la rural, que en 2014 había sido 28,8 por ciento, descendió ligeramente.

Cajamarca es la región del país que el último año tuvo el mayor descenso de la desnutrición crónica infantil, bajando 8,2 puntos porcentuales, muy por encima del promedio de reducción a nivel nacional. Sin embargo, esta región sigue estando entre las cuatro regiones con mayor índice de desnutrición infantil.

Los mayores niveles de desnutrición crónica entre los niños menores de cinco años se registran en las regiones de Huancavelica, con 34 por ciento (en 2014 fue 35 por ciento); Huánuco, con 24,2 por ciento (en 2014 fue 24,8 por ciento); Ucayali, con 24 por ciento (en

2014 fue 26,1 por ciento); Cajamarca, con 23,9 por ciento (en 2014 fue 32,2 por ciento); y Loreto, con 23,2 por ciento (en 2014 fue 24,6 por ciento).

Al igual que en el caso de la anemia, la desnutrición crónica infantil subió en Lima Metropolitana en el último año. La capital del país tuvo la mayor alza en la desnutrición infantil, que subió de 3,7 a 5,3 por ciento, un incremento de 1,6 puntos. A pesar de este aumento, Lima Metropolitana está entre las tres regiones con menor nivel de desnutrición infantil.

Las otras dos regiones con los menores índices de desnutrición crónica infantil son Tacna, con 2,6 por ciento (en 2014 fue 3,7 por ciento), y Moquegua, con 3,5 por ciento (en 2014 fue 4,2 por ciento).

Además de Lima Metropolitana, las otras cuatro regiones del país en las que se elevó la desnutrición infantil son: Lima Provincias, con un aumento de 1,2 puntos (de 4,6 por ciento en 2014 a 5,8 por ciento en 2015); Tumbes, con un alza de 0,8 puntos (de 8,3 a 9,1 por ciento); San Martín, con un incremento de 0,3 puntos (de 16 a 16,3 por ciento); y Arequipa, donde se elevó 0,2 puntos (de 7,3 a 7,5 por ciento).

Lactancia materna

De acuerdo a los datos de la ENDES 2015, la práctica de la lactancia materna exclusiva en los niños hasta los seis meses de edad, considerada fundamental para evitar problemas como la anemia y la desnutrición, y para la salud y buen desarrollo del niño, descendió a nivel nacional. En el año 2014, en el país el 68,4 por ciento de los niños recibía lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses de vida, en el año 2015 la recibió solamente el 65,2 por ciento.

Esta reducción en la práctica de la lactancia materna se da por segundo año consecutivo. En el año 2014 había bajado del 72,3 por ciento que se registró en 2013 a 68,4 por ciento.

Cada año nacen en el Perú aproximadamente 300 mil niños. Uno de cada tres de estos niños, es decir unos 100 mil, no recibe lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses de vida, con las consecuencias negativas que eso implica para su salud y desarrollo.

La práctica de la lactancia materna es significativamente mayor en las zonas rurales que en las urbanas, aunque en ambas ha disminuido. En las áreas urbanas, el índice de lactancia materna exclusiva en los niños hasta los seis meses de edad es de solamente 59,7 por ciento (el año 2014 había sido 62,4 por ciento), mientras que en las áreas rurales es de 80,6 por ciento (el año 2014 había sido 83 por ciento).


IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Calle Los Halcones 249 - Urb. Limatambo, San Isidro. Lima, Perú | 422 - 4241 | contacto@inversionenlainfancia.net