ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
OPINION
Compartir en facebook

La inclusión social comienza por los niños

Por: Gastón Garatea

Hace unos días, el gobierno ha celebrado la Semana de la Inclusión Social y la ocasión ha servido para que exprese su compromiso con la primera infancia. Al hablar de inclusión social, el presidente Ollanta Humala ha puesto el énfasis en señalar que su gobierno le da prioridad a la inversión en los niños y niñas, y en destacar a la primera infancia como “la etapa fundamental” para combatir la desigualdad.

Como Grupo Impulsor Inversión en la Infancia coincidimos en que la inversión en la primera infancia debe ser una prioridad nacional y que lo que se hace por los niños y niñas es clave para la inclusión social. El reto es pasar de esa voluntad política de priorizar el desarrollo de la primera infancia expresada en el discurso, a políticas y acciones efectivas para mejorar la calidad de vida y las oportunidades de nuestros niños y niñas.
 
La inclusión social en el país es un tema todavía por trabajar, porque la cantidad de personas en situaciones de exclusión es inmensa. Recién estamos comenzando a hablar de inclusión, y eso a muchos les parece inadecuado; hay gente que no quiere la inclusión porque les molesta, y quieren que se haga lo menos posible por llegar a esa inclusión social.

Es un tema que el gobierno tiene que trabajarlo desde el punto de vista, que a mí me parece fundamental, de la justicia. Tenemos que hacer que todos los peruanos vivamos como hermanos, pero desde la justicia, porque la injusticia hace y produce la exclusión.

El Grupo Impulsor Inversión en la Infancia lanzó en el mes de agosto una “Alerta Ciudadana” sobre la situación de la primera infancia en nuestro país. Ahora que el presidente Humala ha puesto el énfasis en la voluntad de su gobierno de priorizar la inversión en los niños y niñas como parte central de la política de inclusión social del gobierno, es oportuno recordar esas alertas, que ponen en evidencia la preocupante situación de la infancia en nuestro país y la urgente necesidad de actuar para cambiar una realidad que nos interpela como país.

Más de medio millón de niños menores de cinco años con desnutrición crónica y alrededor de un millón con anemia, es una realidad inaceptable. Los niveles de desnutrición infantil (18,1% como promedio nacional) y de anemia infantil (32,9% a nivel nacional) no son aceptables para un país con el nivel de desarrollo y crecimiento económico del Perú. Y estos promedios nacionales esconden realidades más dramáticas en distintas zonas del país. La brecha entre las zonas urbana y rural sigue siendo amplia.

Lo más grave es que en el año 2012 la anemia infantil se incrementó a nivel nacional. De otro lado, el ritmo de reducción de la desnutrición crónica ha disminuido respecto al de años anteriores.

Cambiar esta realidad que afecta el desarrollo de nuestros niños y niñas, y que condena a cientos de miles de ellos a una vida sin oportunidades, es una tarea impostergable si queremos hablar de una verdadera inclusión social. Combatir la desnutrición y la anemia infantil, así como universalizar una educación inicial de calidad, eliminar la mortalidad infantil por causas evitables, mejorar la atención integral de los niños y niñas, son tareas que deben ser una prioridad. Así lo ha asegurado hace unos días el presidente Humala. Esperemos que esta prioridad se cumpla en los hechos con presupuestos adecuados y políticas efectivas.

El Grupo Impulsor Inversión en la Infancia ha planteado como una meta nacional eliminar la desnutrición y la anemia infantil para el 2021, año del Bicentenario. Esta meta es posible de ser alcanzada, incluso antes de esa fecha. Lograrlo depende de la voluntad que tengamos como país para trabajar efectivamente por el bienestar de nuestros niños y niñas.

Creemos, como Grupo Impulsor Inversión en la Infancia, que para que la declarada prioridad a la primera infancia anunciada por el gobierno sea una realidad es necesario crear una autoridad visible y responsable por la primera infancia que coordine y articule el diseño y ejecución de las políticas públicas dirigidas a los niños y niñas. Siendo candidato el presidente Humala se comprometió a crear esta autoridad por la primera infancia. Esa promesa sigue pendiente de ser cumplida.   

La importancia de una autoridad por la primera infancia es que así podríamos mejorar la articulación de los distintos sectores del Estado y la capacidad de inversión en las políticas dirigidas a este sector de la población, y también tendríamos alguien a quien recurrir, alguien que sea capaz de escuchar este clamor que hay sobre la gran cantidad de niños y niñas que están desatendidos.

El rol de los gobiernos regionales y locales es muy importante en las políticas sociales y para la primera infancia. Un problema en el país es que todavía no hay una descentralización efectiva, recién se está comenzando a trabajar ese tema, pero el Perú dista mucho de ser un país descentralizado.  

El nombramiento de un hombre que viene de las regiones, como César Villanueva, presidente regional de San Martín, como nuevo primer ministro, genera optimismo de que el proceso de descentralización pueda avanzar. Como presidente regional, César Villanueva ha demostrado un compromiso con las políticas a favor de la primera infancia, eso nos genera optimismo respecto a lo que el nuevo gabinete ministerial pueda hacer para llevar a los hechos concretos los anuncios de priorizar la inversión en la primera infancia por ser un factor clave para la inclusión social. La inclusión social comienza por los niños y niñas, y eso debe expresarse en las políticas públicas.


Padre Gastón Garatea, coordinador nacional del Grupo Impulsor Inversión en la Infancia.



IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Av. Javier Prado Oeste 1586 ofc. 201 San Isidro. Lima, Perú | 422-4241/222-0919 | contacto@inversionenlainfancia.net