ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
OPINION
Compartir en facebook

2013: Infancia, un año de expectativas y retos

Este nuevo año 2013, declarado por el gobierno como “Año de la Inversión para el Desarrollo Rural y la Seguridad alimentaria”, es un año en el que las políticas de inclusión social y atención y desarrollo de la primera infancia deben alcanzar la mayor relevancia. En este último año hemos avanzado en ese sentido, pero todavía falta un importante camino por recorrer.

El año 2012 nos mostró que aunque hemos tenido una coyuntura económica favorable, y un discurso desde el gobierno de priorizar la inclusión social comenzando por la inversión en la primera infancia, no hemos avanzado lo suficiente en términos cuantitativos y cualitativos. A pesar de los logros alcanzados en el año que acaba de terminar, el 2012 han quedado en evidencia los problemas en las distintas instancias del Estado para invertir los recursos que existen para las políticas a favor de la primera infancia. El 2012 cerró con una ejecución presupuestal de solamente el 80 por ciento de los recursos existentes para los programas dirigidos a reducir la desnutrición crónica o la mortalidad neonatal y materna.  

Estos problemas en la capacidad de ejecución de los recursos existentes revelan que la inclusión social y el desarrollo sostenible no son solamente un asunto de mayor transferencia de recursos económicos a las instancias correspondientes, sino que es urgente trabajar en crear capacidades de gestión y en una descentralización efectiva para hacer que los recursos sean invertidos adecuadamente.

Una conclusión de este último año es que cuando hablamos de inversión en la primera infancia el déficit no pasa fundamentalmente por la falta de dinero en el Estado, sino por la falta de capacidades de gestión y de articulación de acciones, y también por la necesidad de una voluntad política más decidida y activa para impulsar una efectiva intervención como prioridad pública para avanzar mucho más, a nivel nacional, regional y local, en reducir la desnutrición crónica infantil y la mortalidad neonatal y materna, o para incrementar significativamente la cobertura y calidad de la educación inicial, entre otras acciones urgentes para mejorar la calidad de vida y el desarrollo de los niños y niñas de nuestro país.

Mejorar las capacidades públicas y la articulación, y convertir las declaraciones gubernamentales a favor de la prioridad que debe tener la primera infancia en una activa acción movilizadora de todo el país, son los retos pendientes para gastar bien los recursos que se tienen. Retos que enfrentamos este año 2013. En esa tarea, es importante afianzar nuestro rol de aliados críticos del Estado en las políticas a favor de la primera infancia y nuestra responsabilidad como sociedad civil para fortalecer una efectiva vigilancia ciudadana.
   
A pesar de los bajos indicadores en la capacidad de inversión social dirigida a la primera infancia, hemos visto en el año 2012 experiencias loables que vale la pena destacar y tomar en cuenta. Entre ellas tenemos el Sistema Regional de Atención Integral a la Primera Infancia creado por el gobierno regional de Piura, que expresa una voluntad de priorizar efectivamente la inversión en los niños y niñas de esta región, y la puesta en marcha de una autoridad regional específica para la primera infancia que garantice que esa prioridad sea efectiva; los encuentros regionales promovidos por el Grupo Impulsor Inversión en la Infancia en Loreto y Cusco entre autoridades del gobierno regional y alcaldes para acordar acciones conjuntas que pongan en lugar preferente de la inversión regional y municipal a la primera infancia y que culminaron con acuerdos específicos para impulsar acciones a favor de la niñez, encuentros que se suman a otros realizados en años anteriores; la reunión con el mismo propósito entre alcaldes provinciales y distritales de la región sur andina realizada en Espinar (Cusco); la decisión de la Municipalidad Provincial de Carabaya (Puno) para promover la construcción, conjuntamente con el proyecto Tengo un Sueño Perú y la Universidad Católica, de “Casas Calientes” en la zona rural alto andina para disminuir la mortalidad, especialmente infantil, causada por el fió, que es una buena experiencia de asociación público privada; los avances en el distrito rural de Limatambo, en Cusco, para atender la salud de los niños y niñas de las comunidades de esta zona.  Estas son algunas experiencias que debemos mirar con atención y buscar replicar en otras zonas del país.

También están, como hechos positivos del año 2012 que debemos destacar, el anuncio que hiciera el ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, en una reunión con autoridades regionales organizada por el Grupo Impulsor Inversión en la Infancia, de que el Estado debe mejorar la inversión social y priorizar en sus presupuestos la inversión en la atención y desarrollo de la primera infancia; y el compromiso de la titular del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, Carolina Trivelli, de poner a la primera infancia como una prioridad en las políticas de inclusión social. 

El año 2013 se nos presenta como un gran desafío para actuar con convicción y reforzado celo para consolidar y hacer irreversibles los compromisos adoptados a favor de la primera infancia por autoridades nacionales, regionales y locales, y para sumar nuevos compromisos en ese sentido. Otro desafío para este año que se inicia es hacer más eficiente el uso de los recursos que existen para no tener nuevamente un cierre de año con un balance final en el cual se deja de invertir el 20 por ciento de los recursos que existen para la primera infancia.

Es fundamental avanzar en una cultura de eficiencia, y honradez, en el uso de los recursos públicos, así como en una cultura de compromiso y solidaridad para poner a la infancia por encima de las diferencias políticas, ideológicas o de cualquier tipo. Este año 2013 la vigilancia ciudadana será fundamental y prioritaria para hacer un seguimiento a las acciones de las autoridades públicas de todo nivel para que se cumplan los compromisos, y para evitar la posibilidad de un mal uso de los recursos destinados a atender a la primera infancia, ya sea por ineficiencia o por corrupción.

Cuando hablamos de primera infancia, el año 2013 estará marcado por el III Encuentro Nacional Inversión en la Primera Infancia, que este año organizará el Grupo Impulsor Inversión en la Infancia, y en el cual se analizarán y evaluarán todos estos temas vinculados a las políticas públicas dirigidas a la atención y desarrollo de la primera infancia. 


Salvador Herencia, miembro directivo de la Secretaría Técnica del Grupo impulsor Inversión en la Infancia y director de Salgalú Comunicación & Responsabilidad Social.


IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Av. Javier Prado Oeste 1586 ofc. 201 San Isidro. Lima, Perú | 422-4241/222-0919 | contacto@inversionenlainfancia.net