Edición 177
Septiembre 2017
ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
NOTICIA
Compartir en facebook

Óscar Liendo y Marco Castillo

Expertos realizan balance sobre el Presupuesto de la República para el 2018

El doctor Óscar Liendo y el economista Marco Castillo, ambos miembros del Grupo Impulsor Inversión en la Infancia, analizan el proyecto de Ley del Presupuesto de la República para el año 2018, que fue presentado por el Ejecutivo al Congreso de la República para su aprobación. Especialistas coincidieron en la necesidad de priorizar la atención de la infancia.

Oscar Liendo: “Es importante saber en qué se gasta el presupuesto de salud”

Lamentablemente seguimos en la tradición de hacer presupuestos poco participativos, no existe una consulta previa para tener un presupuesto consensuado y esto ha pasado en todos los gobiernos. Hay un incremento en salud que responde a una voluntad expresa de ir aumentando el presupuesto en mayor proporción, porque estamos muy retrasados con respecto a otros países en la participación de Salud en el PBI, con apenas un poco más de 2 por ciento; sin embargo, debemos observar cómo se está invirtiendo el dinero y de esto no hay una información pública ni participa la sociedad civil. Por ejemplo, el Seguro Integral de Salud (SIS) está consumiendo buena parte del presupuesto, así que hay que revisar el tema de la tercerización de servicios, que es la puerta abierta a muchos manejos dudosos. Sería mejor tener un gasto más descentralizado, se necesita una mayor relación de coordinación entre las regiones con el Ministerio de Salud (MINSA) y el Ejecutivo en general para que se puedan ejecutar correctamente los proyectos locales. En cuanto a la infancia me preocupa que aspectos importantes como la seguridad alimentaria, la complementación alimentaria con las papillas y la recuperación nutricional no tengan estrategias de impacto ni de prevención. Hay que tener en cuenta que ningún país latinoamericano ha logrado vencer la desnutrición sin un hacer un plan de recuperación nutricional correcto, por lo que el problema de anemia y desnutrición exige otras medidas estructurales. Además, aún tenemos abismos y grandes brechas con las regiones alto andinas, amazónicas y con las zonas urbano-marginales de las ciudades. Esto, exige que además de un buen presupuesto de salud haya políticas de Estado dirigidas y específicas. No es posible que aún, pese a la anemia que tenemos, siga pendiente el tema del fortalecimiento de alimentos, que tiene que ver más con la industria alimentaria que con salud, pero que el MINSA puede impulsar, esto no es presupuesto, es acción política, así que tenemos que trabajar en todos esos puntos para vencer a la anemia y desnutrición infantil. 

Marco Castillo: “El MIDIS debe asignar más recursos a los programas sociales”

La presión tributaria viene cayendo durante los últimos cuatro años, es decir, los ingresos que financian el presupuesto no se incrementan de manera sostenida. Por ello, es que el presupuesto para 2018 tiene apenas un crecimiento de 10 por ciento de los cuales la mitad están destinados a la reconstrucción del Niño Costero, que si bien es cierto genera empleo, no ayuda a mejorar el índice de infraestructura que tiene un déficit enorme a nivel nacional. Lo que es difícil de entender es cómo en una coyuntura de caída de presión tributaria se pretendió disminuir en un punto porcentual el IGV. Por otro lado, el Ejecutivo debería revisar las exoneraciones especiales que se han otorgado a distintas actividades, sectores y empresas para determinar si son sostenibles tales beneficios considerando que existe una enorme brecha de necesidades no cubiertas en salud y educación. Es cuanto al sector salud es necesario que se destinen más recursos, ya que es inaceptable que persistan los elevados índices de anemia y desnutrición infantil en nuestro país. Me preocupa que el incremento de recursos presupuestales esté asociado a solventar sobre todo gasto corriente (sueldos, servicios, materiales, etc.) en vez de cerrar brechas de atención e infraestructura. Sería saludable que la nueva administración del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS) replantee la estructura de asignación de recursos de los distintos programas sociales. Sobre la centralización de los recursos, el Ejecutivo justificó el año pasado la concentración de recursos para darle mayor coherencia a la inversión pública en general. El proyecto de presupuesto 2018, es más de lo mismo, concentra pero nada nos garantiza que exista una mejor ejecución y sobre todo una mayor conexión entre las  acciones de los tres niveles de gobierno. El fortalecimiento de los gobiernos regionales y locales no pasa por mantener el statu quo, sino por dar un apoyo efectivo en mejorar la inversión pública descentralizada.


IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Calle Los Halcones 249 - Urb. Limatambo, San Isidro. Lima, Perú | 422 - 4241 | contacto@inversionenlainfancia.net