ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
ENTREVISTA
Compartir en facebook

Marisol Pérez Tello, ministra de Justicia y Derechos Humanos

"Todos estamos decididos a atacar las causas que generan la violencia que nuestro país sufre cada día"

La ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marisol Pérez Tello, habla sobre el curso virtual “Infancia sin violencia, un pacto por la ternura”, desarrollado por Inversión en la Infancia, a través de la Asociación Salgalú para el Desarrollo, y las organizaciones Save the Children y World Vision, con apoyo del Ministerio de Justicia y Defensoría del Pueblo.

Hace un año se promulgó la ley que prohíbe el castigo físico y humillante contra los niños, niñas y adolescentes ¿En ese contexto, cuál es la importancia del curso virtual “Infancia sin violencia, un pacto por la ternura? 

Agradezco a los organizadores de este curso, como Inversión en la Infancia, Save the Children, Word Vision y otras instituciones, por el esfuerzo para hacer posible este curso que busca prevenir el castigo contra los niños, niñas y adolescentes. Es importante entender lo que significa que un niño tiene el derecho de ser educado con amor. Estoy segura que este curso al poner la tecnología al servicio de la capacitación de los operadores es muy importante. 

¿Cuál es el impacto que se espera de este curso?

Lo que estamos buscando, en el fondo, es que la generación que está en formación y la que está formando haga el esfuerzo conjunto de revertir la tendencia de la violencia contra los niños, niñas y adolescentes, como un código al miedo como una regla. Queremos que este curso sea el punto de partida para empezar a recuperar la libertad y cambiar ciertas conductas que pueden ser consideras como discriminatorias. 

¿Qué implica la existencia de una ley que prohíbe el castigo físico y humillante contra los niños, niñas y adolescentes?

Esta ley lo que busca es corregir la posibilidad de corrección moderada de los padres a sus hijos en el código civil, eliminarla y desarrollar el concepto al derecho al buen trato de educación con amor. Nos falta ahora la parte difícil, que es comenzar a aterrizar esto norma en nuestra vida diaria y ser capaces de medir sus impactos y defectos en el cambio de conducta hacia los niños, niñas y adolescentes. Todos estamos decididos a atacar las causas que generan la violencia que nuestro país sufre cada día. Pero para llegar a tener esta norma hemos tenido que superar algunos problemas en torno a esta problemática.

¿Cuáles son esos problemas que se tuvieron que superar para llegar a promulgar esta ley?

Primero, el enfoque de derechos, que fue la discusión sobre si el niño es sujeto o no de derecho. Hay que dejar en claro que todo niño, niña y adolescente es sujeto de derecho y tenemos que respetarlos. Segundo, el derecho a participación de los niños y adolescentes  en la toma de decisiones en las cosas que impactan en su vida. También tuvimos el problema de los castigos físicos contra los niños, niñas y adolescentes. En este punto, algunas personas, principalmente los padres, entendían la violencia como una forma válida de corrección. Otros problemas fue conocer qué entidad debía encargarse de administrar los centros de menores infractores, el trabajo infantil, las adopciones. Grandes temas que hicieron que una ley de este tipo no se haya aprobado antes.
 
Finalmente, se lograron superar estos problemas y en diciembre de 2015 se promulgó esta ley…

Se prefirió seguir la línea de la Convención de los Derechos del Niño. Esto marca una pauta de trabajo que tiene como base datos, estadística e información, y no solo las opiniones de las personas. Ahora necesitamos divulgar esta ley, por ello la importancia de este curso. Además, debemos empezar a trabajar la ley, empezar a implementarla en las políticas públicas.

Sin embargo, la existencia de una este tipo de normas que prohíbe la violencia contra los niños automáticamente no acaba con esta problemática...  

Vivimos en un Estado de alerta casi constante, lo que se traslada a la educación de nuestros hijos. Necesitamos sentarnos y pensar cómo enfrentar las causas de esta ciudad violenta, que es el resultado de países violentos, de niño criados en violencia, de escuelas violentas. Tenemos que empezar a educar a los padres en el trato amable, la mano extendida, en el corazón abierto hacia los niños. Esto tiene que ir más allá del discurso.

Sobre todo teniendo que cuenta que la violencia en la infancia marca la vida de las personas…

Los niños y niñas de hogares violentos perciben a la violencia de una manera distinta en comparación a los niños que han sido criados con amor. Estos niños también tienen una actitud distinta frente a la vida a quien recibió un trato mucho más igualitario, mucho más respetoso de nuestra dignidad. Niños y niñas que crecieron en hogares disfuncionales con un padre que violentaba a su madre, con una madre que soportaba esa violencia porque tenía que alimentar a sus hijos con el silencio como la regla, también tienen frente a la vida una conducta distinta. Hijos de padres alcohólicos o drogadictos, violentos o ausentes, tienen frente a la vida una conducta diferente. Para estas situaciones complicadas existía una legislación absolutamente permisiva, que permitía que los padres pudieran corregir moderadamente a sus hijos. Lo más difícil es educar con amor. 

Este curso brindará las herramientas necesarias para justamente educar con amor…

Todos somos el resultado de nuestra historia personal. Los más de 1800 inscritos en este curso, en la gran mayoría funcionarios, deberían recordar su infancia. Todos somos en realidad el resultado de nuestra vida, de nuestra experiencia previa. Eso nos permite enfrentar la vida, los miedos y los retos de forma distinta. Así que lo que recibimos o trasladamos es muchas veces el resultado de lo que llevamos dentro. 


IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Av. Javier Prado Oeste 1586 ofc. 201 San Isidro. Lima, Perú | 422-4241/222-0919 | contacto@inversionenlainfancia.net