ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
ENTREVISTA
Compartir en facebook

Ana María Watson, presidenta del Grupo de Iniciativa Nacional por los derechos del Niño (GIN)

"En nuestro país la mirada para trabajar a favor de la infancia no ha sido unánime"

En el marco del 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, Ana María Watson, presidenta del Grupo de Iniciativa Nacional por los derechos del Niño (GIN), analiza los avances y los retos para mejorar la situación de la infancia.  

Se han cumplido 30 años del aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño ¿Cuál es su balance de estos 30 años de este tratado internacional?

Durante este periodo ha habido grandes avances a favor de los niños, niñas y adolescentes en el país. Por ejemplo, el tema de priorizar su inscripción y tengan documento de identidad. Otro avance importante es que se ha logrado entender la importancia y relevancia de la educación como factor de cambio. No obstante, en este último aspecto aún hay dificultades que deben ser atendidas en la brevedad posible.

También se han dado normas y leyes, pero lo que nos falta es tener una mayor difusión de estos instrumentos.

Se ha tenido una visión país que incluya los aspectos contemplados en la Convención sobre los Derechos del Niño.

No. En nuestro país la mirada para trabajar a favor de la infancia no ha sido unánime entre todas las autoridades. Cada mandatario cuando llega al poder piensa que es el generador de los cambios, entonces ahí es donde se dan las grandes equivocaciones. La Convención establece la protección de entre sus cuatro líneas en favor de la niñez, esta línea de trabajo es lo que se debe reforzar porque es aquello que hace al niño ciudadano de derecho. 

¿Qué prioridades y retos pendientes tiene el Perú a favor de los niños, niño y adolescentes?

Tenemos muchos temas pendientes como la salud, la educación y la protección. Pero sin dudas el gran desafío es el tema de la violencia que sufren nuestros niños, niñas y adolescentes. La violencia establecida en nuestro ámbito y el concepto de aceptación cultural que tienen muchas personas –si se castiga a un niño va a ser mejor– se ha interiorizado en la idea de “más me pegas más te quiero”. Eso es un grave error. El castigo físico humillante impide el desarrollo normal de los niños, niñas y adolescentes.

¿Qué se debe hacer para cambiar esta situación preocupante de violencia?

Se debe en principio incrementar el tema de la inversión contra la violencia, porque el capital que se asigna ahora es muy pobre: tres soles a nivel nacional para once millones de niños. Con esa cantidad de dinero no se puede trabajar en materia de prevención, por eso es que el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables es considerado como “bombero”, porque cuando aparecen los problemas recién ellos van y atienden los casos. No podemos romper el círculo de violencia que se registra sobre un niño sino conocemos por dónde empezar.

Otro aspecto importante en este tema es que debemos llevar a cabo una política de prevención para evitar los casos de embarazo adolescente. Y si se dieran estos casos se debe trabajar en la atención integral de la adolescente y el niño. 

¿Qué falta para priorizar estos aspectos que afectan a la infancia y adolescencia? 

Hay un problema de corrupción y de perspectiva de inversión. Si bien es cierto se ha incrementado el presupuesto en los diferentes sectores, el gran problema que tenemos en el Perú es la falta de ejecución. Y esto sucede porque no existen las capacidades necesarias para poder ejecutar estos recursos. Año tras año podemos ver que gran parte del presupuesto asignado es devuelto por esta falta de capacidad. Entonces en el país seguimos viendo viviendas y colegios sin acceso a agua potable, saneamiento y otros aspectos básicos. 

Existen otros problemas… 

Si. No hay comunicación ni articulación constante entre todos los niveles del Estado para poder tener un impacto mayor en las acciones que se vienen ejecutando. La situación sigue siendo preocupante, los niños no tienen agua, tampoco todos los otros servicios básicos en la escuela y esto no le permite estudiar adecuadamente. Necesitamos gente que esté preocupada por mejorar la infancia.

Las defensorías del niño y adolescente se han incrementado, pues se ha dado una norma para que las municipalidades puedan comprometerse en este proceso de protección en favor de la infancia…

Los altos índices de anemia y desnutrición también vienen afectando a la infancia…

Lamentablemente no hemos podido remontar estas alarmantes cifras, especialmente en la primera infancia, toda vez que las zonas altoandinas y parte de la Amazonía son las más perjudicadas.

Para revertir esta situación nos falta una mejor distribución del presupuesto y dedicarlo a la prevención como vacunas y la distribución de sulfato ferroso para poder contrarrestar la anemia. También debemos difundir las políticas de prevención porque dentro de ellas hay una serie de elementos como la quinua, sangrecita, entre otros que aún no sabemos utilizar desde lo local. 

Tenemos también que priorizar la sensibilización de la población... 
Si uno no educa a su población en estos temas fundamentales, si no les das el sustento necesario para trabajar en esta materia, capacitando a los profesores, padres de familia y los propios estudiantes para que conozcan sus derechos, muy poco se avanzará como comunidad y país.


IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Avenida José Pardo 741, Miraflores. Lima, Perú | 422 - 4241 | contacto@inversionenlainfancia.net