Agregar ésta página web como favoritoFacebook Inversión en la InfanciaTwitter Inversión en la Infancia
ENCUENTROS

17 de agosto de 2009

Congresistas acuerdan priorizar la inversión en primera infancia

Convocar al primer ministro, Javier Velásquez Quesquén, para que cumpla con informar sobre los avances del Plan Nacional de la Infancia y sobre los programas a favor de la infancia –como disminución de la desnutrición y mortalidad infantil, cobertura y calidad de la educación, entre otros temas-, la necesidad de cambiar la Ley de Presupuesto para que los recursos destinados al desarrollo de la infancia sean considerados como una inversión y no como un gasto, dar prioridad a la inversión en la primera infancia como un factor clave para un desarrollo sostenible y crear mecanismos para monitorear los avances de los programas sociales, fueron las principales conclusiones de la reunión de consulta sobre políticas a favor de la infancia realizada el lunes 17 de agosto en el Congreso de la República.

Esta reunión fue organizada por el Grupo Impulsor de Inversión en la Infancia, integrado por personalidades e instituciones con el objetivo de promover una movilización nacional para motivar a todos los sectores sociales del país a destinar esfuerzos y garantizar el uso efectivo de los recursos hacia la inversión en proyectos que favorezcan la educación y el desarrollo de la primera infancia. Participaron los congresistas Guido Lombardi, Luis Galarreta, Rosario Sasieta y Gabriela Pérez del Solar; Max Hernández, secretario técnico del Acuerdo Nacional; el padre Gastón Garatea, los educadores José Rivero y Luis Guerrero, y el comunicador Salvador Herencia, todos ellos miembros de la Secretaría Técnica del Grupo impulsor de Inversión en la Infancia; el padre Ricardo Morales, del Consejo Nacional de Educación, y Rómulo Reaño, del Colegio Médico del Perú.

El congresista Lombardi llamó la atención del gobierno por no haber cumplido con la ley que señala que debe informar al Congreso sobre los avances en el cumplimiento de las metas a favor de la infancia, incluidas en el Plan Nacional de Acción por la Infancia y la Adolescencia, y anunció que le solicitará al presidente del Congreso, Luis Alva Castro, que notifique al primer ministro para que cumpla “a la brevedad” con ir al Congreso para informar sobre este asunto.

El hecho que los recursos que se destinan a programas sociales a favor de la infancia, incluyendo temas como educación, salud y nutrición, sean considerados en el presupuesto nacional como un gasto y no como una inversión, impide que se destinen una serie de recursos a la inversión en la infancia, a educación o salud. Sobre este tema, se propuso cambiar la Ley de Presupuesto.

“Los programas a favor de la infancia deben considerarse como una inversión y no como un gasto en la Ley de Presupuesto. Eso permitiría destinar recursos del canon, que por ley solamente se pueden usar para inversión, a favor de la infancia, la educación y la salud”, señaló la congresista Rosario Sasieta, miembro de la Comisión de Presupuesto. El congresista Galarreta coincidió en el planteamiento. “Se debe revisar la Ley de Presupuesto para ver si los sueldos de maestros y médicos siguen siendo considerados como un gasto o pasan a considerarse una inversión”, afirmó Galarreta, quien exigió un compromiso de los líderes políticos para priorizar el tema de la infancia y anunció que impulsará una ley para monitorear los avances de los programas sociales.

Se tiene que cambiar la práctica de maquillar las estadísticas”, demandó el padre Gastón Garatea, en alusión a las cifras oficiales sobre reducción de la pobreza y los avances en la lucha contra la desnutrición crónica infantil. En la reunión se acordó en señalar que se debe establecer como meta nacional eliminar la desnutrición crónica infantil. “Esa no es una meta utópica, es alcanzable”, aseguró Luis Guerrero. Según las cifras oficiales, la desnutrición crónica infantil es de 23,8%. También se señaló la importancia de incrementar sustancialmente la cobertura de la educación inicial. Actualmente, según el último Censo Nacional, el 78% de los niños entre tres y cinco años no accede a la educación inicial, lo que, según los expertos, afecta seriamente su desarrollo futuro.

Los congresistas asistentes a esta reunión sobre la situación de la infancia, acordaron promover al interior del Congreso la formación de un grupo impulsor formado por parlamentarios de diversas bancadas para hacer un seguimiento de los resultados de los programas a favor de la primera infancia. “La infancia no espera, hay que invertir ahora”, afirmó la congresista Gabriela Pérez del Solar.

Susana Villarán, en su calidad de miembro del Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, escribe y comenta sobre la reunión de consulta con los parlamentarios y la prioridad para invertir en la primera infancia.

Buenos días a todos:

Como miembro del Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas quiero felicitarlos a todos ustedes por asumir la inversión en la infancia como un eje estratégico de desarrollo del país y de exigibilidad de los derechos de la infancia. Los artículos 4 y 6 de la Convención de los Derechos del Niño (que cumple 20 años), obliga a los estados que la han suscrito a invertir para "garantizar la supervivencia y desarrollo de los niños". Los Objetivos de Desarrollo del Milenio, así como el Plan de Acción "Un mundo apropiado para los niños" adoptado por la Asamblea General de Naciones Unidas del 2002, son muy importantes en esta ruta. En el Día de Debate General del Comité de los Derechos del Niño de hace dos años se plantearon asuntos muy importantes alrededor de este tema, los cuales son, entre otros:

1. Reconoce el concepto de inversión, no habla de gasto.

2. Plantea el costo de oportunidad de la inversión en la infancia para un país.

3. Expresa que la inversión permite y facilita la exigibilidad de los derechos de los niños.

4. Costo calidad efectividad para los derechos de los niños.

5. Reflexiona sobre la calidad y cantidad de recursos destinados a la infancia.

6. Insiste en mirar los sistemas tributarios.

7. Plantea la necesidad de consultar a los niños, niñas y adolescentes.

8. Define a los niños, niñas y adolescentes como prioridad en la distribución de los recursos en los presupuestos.

9. Considera la inversión como sustancial al concepto de protección integral de la infancia.

10. Reconoce la necesidad de la intangibilidad de los presupuestos destinados a la infancia.

11. Advierte acerca de la impertinencia del gasto militar frente a los escasos recursos que se invierten en la infancia.

12. Promueve la fiscalización de la Sociedad Civil.

13. Reconoce la valiosa institucionalización de los Presupuestos Participativos.

14. Vuelve a plantear lo señalado en el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales respecto a los estándares mínimos a los que están obligados los estados.

El Congreso es pues fundamental porque toma decisiones cruciales sobre el Presupuesto de la República para visibilizar a los niños, determinar los montos de la inversión en relación a los problemas que enfrentan y a los grupos meta, presupuestos por resultados, presupuestos estratégicos, presupuestos protegidos frente a los schock macro económicos.

Hoy, luego de esta reunión realizada en el Congreso a iniciativa del Grupo Impulsor de Inversión en la Infancia, los niños y niñas tendrán voceros más calificados en ustedes, congresistas de la República. Los niños no votan, pero necesitan ser escuchados y que apostemos por ellos, por su presente. Bien por el Grupo Impulsor de Inversión en la Infancia, un vacío que se llena en nuestro país por el Padre Gastón Garatea, José Rivero, Salvador Herencia y Luis Guerrero, de Inversión en la Infancia, con la participación activa del Acuerdo Nacional, que ha incluido a los niños, niñas y adolescentes en las políticas que ha concertado. Es una excelente noticia en medio de tantas dificultades.

Saludos y quedo a disposición de ustedes.

Susana Villarán de la Puente

REFERENTE AL TEMA:

¿Se cumplirá con la infancia prometida?

Escribe Carmen Lora, Socióloga, en www.revistaideele.com

Quiero aproximarme al balance de la mitad del periodo del actual Gobierno desde un aspecto fundamental de la política pública: el espacio que la infancia ha tenido y tiene en su gestión.

Esta prioridad cuenta con un fundamento ético: cuán responsable es un Estado y una sociedad por el desarrollo de su población infantil; desde otra óptica, diversos estudios confirman que la inversión en la infancia como política pública tiene réditos decisivos, porque es preventiva y porque atiende a la persona en una etapa fundamental de la vida para el despliegue de sus capacidades.

Si el Gobierno actual quiere terminar su periodo alcanzando las metas que se ha propuesto respecto de la infancia, deberá poner los medios necesarios para, por lo menos, llevar a la práctica de manera consistente una gestión por resultados que permita cambiar de raíz la lógica de un Estado que está de espaldas a la gente a la que debe servir. Poner los medios supone convicción y coherencia con los compromisos asumidos.

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Calle Los Halcones 249 - Urb. Limatambo, San Isidro. Lima, Perú | 422 - 4241 | contacto@inversionenlainfancia.net