ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
OPINION
Compartir en facebook

Urgencia de articular esfuerzos contra la anemia y la desnutrición infantil en Áncash

En Ancash, uno de cada dos niños menores de tres años sufre de anemia; en las áreas y comunidades alto andinas, esta cifra puede llegar a ser de hasta ocho de cada diez niños. En una región en la que durante los últimos diez años el gobierno regional y los gobiernos locales han contado con miles de millones de soles de recursos provenientes del presupuesto público, del canon minero, de diversos programas sociales y otros como el Fondo de Solidaridad con el Pueblo proveniente de la minería, resulta inadmisible una realidad como la señalada inicialmente.

Diversos son los factores que han incidido en dicha realidad, por ello es que ahora constituye un objetivo altamente deseable que la gestión del Gobierno Regional de Áncash y de los gobiernos locales, además de ser transparente, optimice el uso de los recursos públicos y focalice apropiadamente los objetivos de desarrollo.

Obviamente, una realidad como la descrita inicialmente, requiere con mayor razón una alta eficacia y una eficiente gestión de las autoridades, pues en la lucha para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, especialmente de los que visiblemente presentan las mayores carencias, no se puede perder más tiempo. 

En ese contexto, el Grupo Impulsor Inversión en la Infancia se planteó como reto realizar una movilización en la región Áncash que siente las bases de una acción concertada en la lucha contra la anemia y la desnutrición infantil. El objetivo primario pasa por sensibilizar, no solo a las autoridades sino a la sociedad civil, en el sentido que no es ético ni responsable vivir de espaldas a una cruda realidad que constituye un limitante al desarrollo futuro de los niños menores, que verán limitadas sus capacidades cognitivas y de respuesta a los retos que les tocará enfrentar.

En el balance, las actividades promovidas por el Grupo Impulsor en Ancash podrían constituir un punto de quiebre en la acción del gobierno regional y los gobiernos locales. Se ha contado con una respuesta bastante positiva de tales instancias de gobierno y han impulsado de manera dedicada las actividades realizadas los días 25 y 26 de noviembre, que ha contado con la participación de diversas autoridades municipales y ha comprometido además la directa participación del Gobierno Regional de Áncash. 

El primer acuerdo logrado en la reunión ha sido prometedor, pues la decisión política de las autoridades ha sido declarar la lucha frontal contra la anemia y la desnutrición infantil, para reducirla de manera drástica hacia fines del primer trimestre de 2016, la cual será monitoreada de manera mensual. Para ello se pondrá como tema prioritario en la agenda mensual de los concejos municipales, el seguimiento de los niveles e indicadores de anemia y desnutrición infantil, registrando las acciones que se realicen para controlar y reducir los inadmisibles actuales niveles de anemia y desnutrición que aquejan a la población infantil. El uso del Padrón Nominal y el Certificado de Nacido Vivo en cada municipio será la herramienta idónea de trabajo, para realizar el seguimiento y adoptar las medidas correctivas necesarias. 

Otro compromiso importante en el objetivo propuesto ha sido el asumido por la Dirección Regional de Salud, en el sentido que establecerá un sistema de alerta temprana que hará posible el seguimiento de los niveles de anemia y desnutrición infantil, comunicando directamente a las más altas autoridades municipales de la región cuando observe desviaciones que impidan el cumplimiento de la reducción de la meta comprometida.

Han sido varios los compromisos asumidos especialmente por el Gobierno Regional de Áncash para reforzar el sistema de vigilancia, especialmente en los lugares más apartados por las limitaciones de una insuficiente red vial vecinal y comunal, que a las claras constituye un elemento que incide directamente en la calidad y condiciones de vida de importantes sectores de la población. 

Para los niños menores de tres años que residen en tales lugares, definitivamente constituirá un aspecto que influirá en mayores índices de anemia y desnutrición infantil, pues la multicausalidad de este flagelo tiene raíces también en bajos niveles educativos de los padres, niveles inapropiados de saneamiento, y malas condiciones de las unidades familiares, lo que eleva pues el riesgo de los niños menores a quienes debe prestárseles atención cercana y oportuna.

Se han mencionado y definido líneas adicionales de acción. Está el referido a las mancomunidades municipales, las que también señalaron la necesidad de incorporar en sus respectivos planes y agendas el de la lucha contra la anemia y desnutrición infantil, para darle coherencia a los distintos programas sociales para que estén convenientemente articulados y evitar la sectorización, duplicación de esfuerzos y desperdicio de recursos y fondos públicos. La visión de desarrollo económico territorial debe permitir focalizar mejor la solución de los problemas de desarrollo, en especial el de la anemia y la desnutrición infantil.

Finalmente, como Grupo Impulsor Inversión en la Infancia nos corresponderá efectuar la oportuna vigilancia de los compromisos y metas asumidas por las respectivas instancias de gobierno, para que se materialicen, como un derecho de la población infantil a recibir la máxima atención que les permita incorporarse a la vida con pleno desarrollo de todas sus capacidades y habilidades, sin haber sufrido ni anemia ni desnutrición en sus primeros años de su vida. 


*Marco Castillo, economista,  consultor internacional y  miembro del Grupo Impulsor Inversión en la Infancia 

IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Calle Los Halcones 249 - Urb. Limatambo, San Isidro. Lima, Perú | 422 - 4241 | contacto@inversionenlainfancia.net