ÍNDICE
Comparta sus comentarios
Links que vale la pena visitar
EXPERIENCIA
Compartir en facebook

ONG Minkando

Jóvenes voluntarios que trabajan por la niñez

Voluntarios de Minkando motivando la participación de los niños por medio del juego.
Los niños y niñas que viven en situación de pobreza en Ayacucho, Ica y Lomas de Carabayllo, en  Lima, son el centro de atención de la ONG Minkando (“trabajo en comunidad”), formada el año 2005 por un grupo de jóvenes universitarios. Son 11,500 niños y niñas de 0 a 14 años en situación de pobreza los que son atendidos por esta ONG, que les brinda talleres para a través del juego y el arte, como una educación no tradicional, mejorar sus capacidades y competencias. 

Son más de 2 mil 700 jóvenes universitarios los que trabajan como voluntarios en la ONG Minkando. Los niños beneficiados con este proyecto viven en los distritos de Vinchos, en la provincia de Huamanga, Ayacucho; Alto Larán, en la provincia de Chincha, Ica; y de Carabayllo, al norte de Lima Metropolitana. Desde el 30 de agosto el trabajo de esta ONG se extenderá al distrito de Cayma, en Arequipa.

La metodología de educación no tradicional, aplicada por los voluntarios de “Minkando”, comprende actividades a base de juegos, actividades artísticas y de reflexión, para que el niño desarrolle capacidades fundamentales para su desarrollo, como adquirir competencias, confianza, conexión con las personas que los rodean, carácter y cuidado de sí mismo. Los talleres de Minkando se desarrollan en colegios de las zonas atendidas, y se llevan a cabo en coordinación con las escuelas y las municipalidades respectivas. 

Los jóvenes universitarios comparten experiencias, junto a los niños, para mejorar sus capacidades y competencias.
Con esta metodología se ha logrado desarrollar en los niños una autoestima superior a la de los niños de comunidades vecinas; que todos los niños, pese a ser de diferentes edades, se den cuenta que el trabajo en conjunto los ayuda a lograr sus objetivos; y demostrar a los padres que la mejor forma para que sus hijos aprendan es con la participación directa de ellos en su formación.  

“La capacitación que los voluntarios brindan es horizontal, ya que el niño aprende del voluntario y el voluntario del niño, es decir, es una experiencia compartida, un complemento social compartido; es esta experiencia la que nos motiva y, a su vez, motiva a otros voluntarios a unirse a esta experiencia“, señala Diego Alfageme, presidente de la ONG Minkando.

“El primer contacto con la comunidad se da a través de una presentación formal en las municipalidades de los distritos que serán beneficiados para, a través de ellos, buscar a los colegios de la zona y a los padres de familia. La participación de los padres es esencial, ya que de nada sirve una educación que no se fortalece en la casa y la familia”, afirma Diego Alfageme. 

Minkando se encuentra trabajando en un plan de crecimiento, a largo plazo, para replicar las visitas de los voluntarios en otras regiones, con voluntarios de las mismas localidades. En un mediano plazo esperan llegar a Piura, Trujillo, Puno, regiones en las que ya han iniciado contacto, y en el largo plazo a Pucallpa, Loreto, Tumbes, entre otras regiones. 

IR AL ÍNDICE

inversión en la infancia Bernard Van Leer Foundation Salgalú fundación telefónica
Calle Los Halcones 249 - Urb. Limatambo, San Isidro. Lima, Perú | 422 - 4241 | contacto@inversionenlainfancia.net